La Luz de las Cosas

Todo pintor bebe de la fuente de sus primeras percepciones.
Lo de la pintura de la luz viene de mi infancia. Cuando vives en el campo
no hay nada más que naturaleza y tiempo, el paso de la luz se
vuelve un personaje fundamental, el ritmo de los días y la forma
como va cambiando la luz.
Mi abuela era pintora, hacía frescos en las paredes. Ella nos decía:
Dios es luz. Todo estaba permeado por la luz.

Ximena Subercaseaux.

  • Share on Tumblr